Absurda reunión para la designación en la Defensoría del Público

La Comisión Bicameral designó como remplazo transitorio a alguien del que no se quisieron brindar antecedentes.

El miércoles 26 de septiembre se reunió por primera vez en el año la Comisión Bicameral de seguimiento de la Ley Audiovisual. El temario consistía en aprobar el nuevo reglamento interno y tratar la acefalía de la Defensoría del Público. Dicho organismo carece de defensor o defensora desde el 14 de noviembre de 2016. Funciona con María José Guembe como encargada y con meras potestades conservatorias, designada por la comisión el 29 de noviembre de 2016.

En la reunión de comisión, el oficialismo, acostumbrado a argumentar lejos de la lógica más elemental, propuso como encargado transitorio a Emilio Jesús Alonso, hasta tanto se designe al defensor o defensora definitiva. Pero no dijeron quién era ni qué antecedentes tenía. Ante requerimientos de conocer esa información por parte de la oposición, el oficialismo sostuvo que primero votaran y luego harían llegar los antecedentes. “No podemos votar a alguien que no sabemos quién es”, vociferó la diputada Cerruti. “Estamos votando un mecanismo y un procedimiento, no a alguien que no conocemos” respondió la diputada Banfi, para luego confirmar que sí: “Yo lo conozco, todos sabemos quién es”.

En vez de brindar los antecedentes y evitar un debate fútil, el presidente de la comisión, Eduardo Costa, argumentó que no era necesario decir de quién se trata pues “solo tendrá funciones administrativas” y con una duración en el cargo de sesenta días (aunque el senador Luenzo tuiteó que sería por noventa días; total normalidad).

Ahora bien, si el encargado transitorio va a tener las mismas potestades que la actual, ¿para qué nombrar a uno nuevo, que no conoce el cargo y que tampoco será el defensor definitivo? El argumento absurdo tuvo su punto alto sobre el final de la reunión, una vez que se votó la designación sin informar sobre la identidad ni idoneidad del designado, cuando el mismo Costa sentenció: “Vamos a acercar después los antecedentes. Ahora no los tenemos”.

En definitiva, sigue sin nombrarse un defensor del público, pero se resolvió nombrar como encargado a una persona de la cual no se informaron sus antecedentes para realizar la misma actividad de la que se desempeña actualmente, con la diferencia de que ella sí conoce la dinámica de la institución.

Y a todo esto: ¿quién es Emilio Jesús Alonso? Poco se pudo saber ya que no se quisieron brindar sus antecedentes. Lo único que pudimos averiguar es que se trata de un joven abogado de 32 años que con la asunción de Macri entró a trabajar en la Secretaría General de la Presidencia.

Puede revisarse el minuto a minuto sobre la reunión aquí.

Absurda reunión para la designación en la Defensoría del Público

También te puede interesar...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.