TWITTER PERMITE PUBLICAR AUDIOS

Audiotuits. Posibilidades de creación sonora en el territorio digital

Ideas para exprimir creativamente los audios en Twitter.

Twitter lanzó la posibilidad de usar audio en la plataforma, de publicar audiotuits, un desarrollo del que se venía hablando hace tiempo y ya es realidad. En principio permite grabar fragmentos de audio en el momento y “tuitearlos”. Una posibilidad más para el audio en el territorio digital. Pero cuál es el terreno que se abre para la creatividad sonora y para generar narrativas que aprovechen la innovación técnica. Aquí algunas primeras ideas que estaremos explorando:

  • Paisaje sonoro. Se pueden publicar paisajes sonoros inmediatos. Paisajes sonoros de lo que sucede en determinado momento, sin brecha entre el registro y su procesamiento.
  • Crónicas periodísticas. Se puede utilizar para informar hechos que ocurren en el momento, hacer móviles, con el valor de realidad que una voz le imprime a la noticia, además de los entornos sonoros reales.
  • Testimonios. Del mismo modo, publicar testimonios y micro entrevistas con fines informativos. Seguir un acontecimiento mediante un hilo de audiotuits donde se vayan sumando nuevos audios y testimonios en tiempo real.
  • Ficción improvisada. Historias que se construyan como los hilos de Twitter, solo que en este caso hilvanen audios. Diálogos improvisados entre dos usuarios, donde se aprovechen los sonidos del entorno, algo que intentamos con la WhatsApp radio, solo que en aquélla la improvisación podía luego emprolijarse para convertirla en un contenido radiofónico.
  • Ficción guionada. Se abre la posibilidad de generar ficciones que libreto y que sean “puestas en escena” mediante audiotuits para que sean seguidas en tiempo real por el público. Se puede diseñar un entorno sonoro donde grabarlos, modificando la lógica de la grabación de la ficción sonora actual y recuperando la puesta en vivo de los radioteatros de antaño.
  • Tuitpodcasts. Del mismo modo, hacer series con episodios de algún tipo de podcast pensado para la plataforma y la herramienta.
  • Tuitoriales. Tutoriales, instructivos, consejos. Contenidos unitarios o en serie para determinados fines prácticos.
  • Audiomemes. El meme, esa pieza visual a veces coronada con texto y a veces sola que funciona para rematar un diálogo, para opinar, para responder un comentario, puede trasladarse al ámbito de lo sonoro. Frases de políticos, influencers, una imitación o incluso una frase propia como respuesta hoy serán posibles como alternativa.
  • Arte sonoro. Arte sonoro intempestivo, impulsivo. Pequeñas grageas de experimentación sonora con lo disponible, improvisado o proyectado.
  • Micromúsica. Pequeños temas musicales o incluso recitales “en vivo” tuit a tuit.

Habrá muchas más posibilidades que puedan implementarse. Señalaremos que aún solo está disponible para I-phone, y que es posible adicionarle texto a cada publicación, con lo cual se puede jugar con ambos registros y complementarlos. La duración permitida por Twitter para la grabación y publicación de audios es de 140 segundos, que tiene reminiscencias de los 140 caracteres del Twitter original. En ese tiempo entra mucho contenido, y quizás sea hasta excesivo. Solo queda ver cómo es tomado esto por los usuarios. Quizás haya un primer momento de fascinación y hasta voyeur, y luego se convierta en insostenible. Son experimentaciones y como tales, se valoran.

Twitter lanza, entonces, algo que de un modo u otro nos permite seguir en la búsqueda de cómo ha de participar la lógica radiofónica o sonora en el territorio digital. Hace unos años era imposible que el sonido participara de esta red social y se adaptara a sus lógicas. En ese sentido experimentamos con Pablo Fisher alternativas como #MiniRadio que permitía producir contenidos con el lenguaje radiofónico en piezas de máximo 15 segundos (acaso una duración más acorde a la lógica de Twitter que la elegida hoy por la empresa), para que embebidas mediante YouTube permitieran que el audio participara del devenir de mensajes cortos de Twitter; luego aparecieron herramientas como headliner que permitieron generar contenidos sonoros para ser publicados en la plataforma; después junto a RadioLab ExperimentAL intentamos jugar con la pregunta de cómo sonaría un radiotuit y cómo sería un tuitazo en radio; también pensamos con Alejandro Cornejo la WhatsAppRadio, que en RadioLab reformulamos como Sonomensajes o cómo se puede exprimir narrativamente el uso de los mensajes de voz en aplicaciones como WhatsApp o Telegram, acaso un uso que también puede dársele al nuevo desarrollo de Twitter. También habíamos explorado la posibilidad del radiomeme como pieza que tomara las lógicas del meme y las trasladara al sonido y hoy es más posible.

Estos intentos y este desarrollo evidencian de algún modo el valor del sonido para nuestra cultura de comunicación. También lo venimos señalando: la libertad de expresión en su faz liberadora, catártica, se ejerce de mejor manera cuando la voz propia es la que nos expresa, cuando dejamos que nuestro sonido sea el que intervenga en el terreno público. Asimismo, aparecerán las formas de la comunicación hablada que la diferencian de la escrita y que la enriquecen por las sutilezas de la voz, los tonos, los silencios. Resta ver cómo se desarrolla esta novedad y qué podemos hacer para generar alternativas creativas que sigan demostrando el valor de la comunicación sonora en nuestra cultura.

*Agradezco la ayuda de Celina Sereno para la redacción de este texto.

Audiotuits. Posibilidades de creación sonora en el territorio digital

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.