El abordaje violento como política de Estado

Desde el año 2015 se ha tomado la decisión de afrontar los conflictos (pre-existentes o producto de las nuevas políticas) con una lógica que resulta sumamente peligrosa para la convivencia, para un tejido social sano y para los derechos humanos.