PAISAJE SONORO

Cómo grabar sonidos en manifestaciones

Una lista subjetiva de doce recomendaciones.

Casi siempre la experiencia nos pone frente a situaciones que nos sacuden todo lo que aprendimos a través de libros o que creemos por suposiciones. Eso nos obliga (y nos permite) a reaprender. En la radio se hace muy evidente, más allá de debates entre teóricos y empíricos (ambos muy necesarios).

El registro sonoro de protestas y manifestaciones, históricamente en América Latina y más a la luz de los últimos acontecimientos, nos impone tomar los conocimientos estudiados en los libros y los adquiridos en la práctica habitual, para resignificarlos y reconsiderarlos, porque las condiciones son muy diferentes y están lejos de ser ideales. Por eso, y habiendo hecho registros de protestas y revueltas en Argentina, Chile y Colombia, me permito llegar a algunas conclusiones -subjetivas, antojadizas, crudamente personales y en desarrollo- que puedan servir como herramientas.

1. El registro de soundscape en protestas nunca podrá darse en condiciones óptimas. Si no somos flexibles en esto, ni lo hagamos.

2. No siempre contaremos con buenos equipos. Si eso va a condicionar que hagamos un registro o no, dediquémonos a otra cosa. La protesta puede sorprendernos sin nuestra grabadora preferida, pero siempre tendremos el celular a mano. Siempre vale más tener un documento sonoro -aunque no sea de calidad- a no tenerlo. Estamos registrando para contar que algo ha sucedido, no para un museo (al menos no por ahora).

3. Si vamos a grabar con celular, siempre es mejor hacerlo con alguna aplicación de grabación o incluso de video. Las notas de voz de mensajeros instantáneos como forma de registro no es lo mejor, porque le baja mucho la calidad al audio.

4. La referencia visual (grabar video con celular) puede ser muy útil, ya que en contextos de mucha convulsión y muchos estímulos, nos servirá para orientar a posteriori nuestra edición sonora, con referencias visuales de qué, dónde y con quiénes estaba sucediendo lo que grabamos, más allá de que podamos ir relatando a la grabadora lo que vemos.

5. Cubrir la grabadora con alguna bolsa plástica o con papel film a fin de evitar que sea mojado por los carros hidrantes, pero sin que perdamos la visión de las funciones del aparato. Asegurar con un elástico para que el ruido del plástico no sea tan intruso en la grabación.

6. Tener la grabadora preparada y siempre en la mano. No encuentro otra forma de reaccionar rápido a acontecimientos que suelen modificarse abruptamente de un instante a otro.

7. Equipos más sofisticados, y sobre todo más grandes como agregar boom, su cortaviento, su brazo y otros, me parece incómodo. Puede dar buenos resultados, pero son invasivos, muy visibles y difíciles de armar, cargar y guardar. Porque hay que ir con pocas cosas y hay otras prioridades: agua, máscara antigas, rociador de agua con bicarbonato para neutralizar los gases, etc.

8. Lo siento por los puristas del soundscape que nos enseñaron que siempre hay que monitorear los registros. No es momento de cargar con grandes auriculares al cuello. Quizás los de inserción sean más cómodos, pero así y todo pueden evitarse y no va a pasar nada. Además, en estos momentos tensos, tenemos que estar alertas y para eso prestar más atención a lo que sucede, no tanto a la forma en que el sonido es captado por la grabadora.

9. Relacionado con lo anterior, dejemos la ganancia de los micrófonos en un nivel no muy alto, ya que en estos contextos suele haber explosiones y estruendos que si tenemos la ganancia alta, nos puede saturar la grabación. Y quizás no tengamos muchas opciones de ir variándolo. Hay equipos que tienen la función de backup que está diseñada para estos momentos; con ella, la grabadora nos registra dos veces lo que estamos grabando: una versión con la ganancia que nosotros le pusimos y otra estándar más baja que nos funciona de respaldo por si la principal satura.

10. Hay equipos que tienen la función de pre-rec que en estos casos puede ser clave. Esta función permite grabar algo urgente, ya que -aunque parezca magia- desde el momento en que apretamos el botón de REC, graba los dos segundos previos, y puede ser la diferencia entre tener o no el sonido de un disparo.

11. Si fuera posible, llevar más de una memoria de las que traen las grabadoras o usar una memoria de mucha capacidad. Las funciones que aquí recomiendo consumen mucho y si grabamos en calidad WAV nos podrá faltar espacio para un registro largo. También chequear pilas.

12. Y algunas recomendaciones extra como llevar ropa cómoda y que no suene mucho, zapatillas, un bolso cómodo y de fácil acceso (mochila o riñonera sobre el pecho), no tener monedas e inmovilizar cierres cremallera para que no hagan ruidos con los pasos. Si es posible, portar credencial de prensa.

Repetimos, esto no es una ciencia ni algo clausurado. Cada quien podrá encontrar sus maneras más cómodas y eficientes de registrar en contextos violentos. Estas fueron las cosas que fui descubriendo sobre la(s) marcha(s)

Escuchá un registro de la represión en Santiago de Chile del 27 de diciembre de 2019:

 

Cómo grabar sonidos en manifestaciones

También te puede interesar...

Unos pensamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.