NOTICIA TRISTE

Despedimos a nuestro amigo Alejandro Torre

Este fin de semana falleció repentinamente nuestro amigo y compañero del CPR, Alejandro Torre. Aunque su partida nos llena de tristeza y desconcierto no podemos sino recordarlo con la excentricidad a la que nos tenía acostumbrados/as.

Alejandro era diseñador de profesión y casi arquitecto de formación. Pero además era un artista, un humorista, un guionista, un escritor, un radioartista, un músico, un cineasta, un fotógrafo, un dibujante. Un creador sin límites. Podía hacer todo: tirar el centro y cabecear, o como él decía, tirar los corners siempre al arco. Pero igual nos invitó a jugar con él.

Desde Montevideo, Alejandro participó de infinidad de proyectos, tanto institucionales como personales. Juntos pensamos cientos de ideas absurdas que, gracias a su empeño y desfachatez, se terminaron llevando a cabo: para el CPR realizó siempre las gráficas del Día Mundial de la Radio, y además el diseño del libro Radio de Bolsillo, un desconcierto editorial que solo él podía asumir como posible. También la mayoría de las gráficas de nuestras producciones como TestCast, 100 Años de Radio, Iorana, etc. Y muchas veces veía lo que algún otro de CPR hacía y nos decía “No, qué es eso ¡por favor! Dame la imagen que te la hago”.

Además, realizó varias piezas sonoras, porque era un Da Vinci uruguayo: cuando hacíamos nuestras series corales, siempre teníamos algo de Uruguay con él: producía los contactos con radios de Uruguay para el Día Mundial de la Radio, o la larga entrevista a Radio Azotea para nuestra última sería del DMR, el registro de paisaje sonoro de Montevideo para la serie del Día Mundial de la Escucha 2017, sus audios para los audioposters de los 100 años de la radio, sus piezas de #MiniRadio, el módulo de experimentación y el de guión para un curso que hicimos y que pronto liberaremos, su participación en el programa en vivo Aire en Casa que hicimos durante el primer aislamiento, los documentales sonoros La Tormenta Secreta y Bla Bla Bla, entre otras mil cosas. Para llegar a todo eso había que atravesar un océano de chistes únicos. Forjaba un código de relación con cada uno y nos arrastraba a entender su mundo narrativo en cada fútil diálogo.

Además, impulsaba Radio Camacuá, la radio del sindicato de los bancarios del Uruguay, una emisora a la que le había impreso toda su vanguardia: por las madrugadas sonaba Tarifa Nocturna, un programa de música electrónica experimental. Sí, en una radio sindical. O se inventó una serie sonora incomprensible basada en extraños audios de WhatsApp a la que llamó El_KingKong y publicó por Twitter. Con esos gestos nos enseñó a correr los márgenes, y nos subió la vara a todos/as. Con Radio Camacuá estábamos todo el tiempo en contacto y en intercambio. Gracias a él fuimos a dar un taller de experimentación sonora con niños y niñas.

Algunos miembros de CPR logramos encarar otros proyectos con él: juegos, chistes, deformidades absurdas como la Organización de Organizaciones Mundiales, el no podcast POST_, el libro sobre fake news Murió Pelé, el grupo de música experimental Los Permalinks, el guión de la historia de ciencia ficción Proyecto Lesotho que no pudimos llevar a sonidos, el ping pong con obstáculos y más. Pueden conocer y recordar algunos de los proyectos que encaramos juntos aquí.

Próximamente podremos escuchar su última colaboración en el podcast Spamcast, en el que participó con ideas para la historia y con grabaciones. Esto se publicará muy pronto, una vez que seamos capaces de editar su voz. Mientras tanto, seguiremos honrando su legado de humor y desconcierto. ¡Hasta siempre!

Despedimos a nuestro amigo Alejandro Torre

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.