FM mapuche-tehuelche Petü Mogeleiñ-Aún Vivimos

Buenas noticias en el mundo de la comunicación. El 24 de marzo de 2008 se inauguró la radio mapuche Petü Mogeleiñ en el pueblo de El Maitén, provincia de Chubut. Por Francisco Godinez Galay

Buenas noticias en el mundo de la comunicación. El 24 de marzo de 2008 se inauguró la radio mapuche Petü Mogeleiñ en el pueblo de El Maitén, provincia de Chubut. Por Francisco Godinez Galay – CPR

 

Petü Mogeleiñ significa, en mapuzungún, “aún vivimos”. Casi como un guiño a la historia pasada y futura, a 32 años del último golpe militar en la Argentina, alguien dice que aún vivimos y está dispuesto a luchar por la libertad de palabra.

Esta radio localizada en el norte cordillerano de Chubut, es una realidad gracias a la organización mapuche–tehuelche 11 de Octubre y al apoyo de la organización italiana Ya Basta! y las radios FM Alas de El Bolsón y FM La Tribu de Buenos Aires. El Centro de Producciones Radiofónicas del CEPPAS acompaña de ahora en más este proyecto.

La radio se propone ser un lugar de expresión y encuentro para el fortalecimiento de la cultura y lucha mapuches, aunque no desconoce su posición dentro de una comunidad que está conformada no solo por mapuches, por lo cual realizará un rol central en una comunidad que ya se siente identificada con este espacio.

El Maitén es un pueblo de unos cuatro mil habitantes, ubicado entre Esquel y El Bolsón, con dificultades en sus caminos de acceso y con la particularidad de estar rodeado por campos alambrados para Benetton, el magnate italiano productor de –entre otras cosas- ropa. Por esto la radio se ubica en un lugar estratégico para resistir ante los embates que desde hace años el pueblo mapuche viene sufriendo a su cultura y al acceso a su tierra.

Las actividades de inauguración comenzaron muy temprano el 24 de marzo, con mucho frío, y con un ritual mapuche: el rogativo. Luego de eso, entre mate y tortas fritas compartidas, comenzaron a dejarse oír las palabras de los protagonistas. Esta transmisión inaugural se escuchó no solo en El Maitén y las comunidades vecinas, sino en todo el mundo a través de Internet, gracias al trabajo de FM Alas. Comenzó con las palabras del longko –cacique- de la comunidad El Molle, y luego las palabras de tres ñañas –ancianas- de la misma comunidad. Luego fueron pasando otras voces que daban su impresión acerca de este nuevo emprendimiento o comentaban cómo se había gestado.

La transmisión inaugural se extendió desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde, y contó con la actuación en vivo de muchos y diversos grupos musicales y artistas de la región. Acompañando los festejos, se fue elaborando un mural que adornará de ahora en más a la casa que contiene a la radio.

Los festejos terminaron y poco a poco se fueron yendo las casi trescientas personas que acudieron de la zona, El Bolsón, Esquel, Bariloche, Buenos Aires, y otros lugares.

Los representantes del Centro de Producciones Radiofónicas tuvimos la suerte de quedarnos dos días más luego de la inauguración, para aportar en lo que nos fuera posible desde la capacitación, algunas claves necesarias para poner en funcionamiento la radio y colaborar en las primeras producciones tanto de la artística de la radio, como de los primeros programas.

Lo más interesante de esta permanencia en la radio posterior a la inauguración, fue ver la importancia que una radio comunitaria tiene al interior de un pueblo chico, y ver cómo el esfuerzo que significó a mucha gente la instalación de Petü Mogeleiñ, comenzaba a dar sus frutos y a convertirse en la radio de la comunidad. Fue emocionante comenzar temprano las transmisiones el martes 25 de marzo y ver como poco a poco comenzaban los primeros comunicados y las primeras respuestas de la gente. El primero fue de un vivero que quería tomar empleados para la época de cosechas. También hubo un mensaje de la escuela para llamar a anotarse para el ciclo lectivo y del hospital para difundir la vacunación contra la fiebre amarilla para aquellos que viajaran al norte. Esto movió a la gente de la radio a producir para esa misma tarde un programa que difundiera qué es la fiebre amarilla.

Otros comunicados de interés comunitario se sucedieron. Un mensaje de texto aseguraba que la radio había provocado un interesante debate al interior de una familia y había llevado al hijo a buscar información sobre pueblos originarios. Un alumno acudió a la radio para comunicar su inquietud sobre un trabajo en Derechos Humanos que en la escuela le prohibían difundir. Un oyente pidió un tema y ante la carencia de material de ese artista, se acercó a la radio y obsequió dos cds. Como estas demostraciones, hubo más, y todo esto en unas horas, lo que augura un futuro promisorio de la FM 88.7 Petü Mogeleiñ en su trabajo de difusor de la cultura mapuche, de espacio de expresión comunitario y de centro social que seguramente será fundamental como tantas otras experiencias para consolidar la democracia para que muchos podamos gritar que aún vivimos.

FM mapuche-tehuelche Petü Mogeleiñ-Aún Vivimos

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.