CORONAVIRUS Y COMUNICACIÓN

Cierre de la empresa de medios públicos en Ecuador

¿Alivio presupuestario o pérdida de oportunidades?

El presidente Lenín Moreno anunció el cierre de la empresa de medios públicos en sintonía con una serie de medidas de ajuste presupuestario a causa del impacto económico de la propagación del COVID-19 y la caída del precio del petróleo.. Dentro de ellas se destacan, por ejemplo, la reducción de los salarios de empleados públicos, a la vez que el aumento de los impuestos a los autos valuados en más de 20 mil dólares.

Esta empresa fue creada en el año 2016 por el ex presidente Rafael Correa, con el objetivo de fusionar todos los medios estatales en una sola compañía, y que posteriormente resulte sustentable. En ese entonces, las empresas fusionadas fueron RTVEcuador (Radio y TV) y El Telégrafo (Periódico), a las que se le sumarían siete medios más en 2017: Cadena Ecuatoriana de Televisión (TC Televisión), Compañía del Pacífico Teledos (Gamavisión), Editorial Unimasa, Cablevisión, América Visión, Edimpres y Movilidad.

Las preguntas que surgen en vistas de este o cualquier conglomerado de medios públicos son: ¿De qué sirven los medios públicos? ¿Pueden representar algo más que un gasto para el estado (en caso de que no sean sustentables)? ¿Pueden ser valuados con otro criterio de capital que no sea el económico estrictamente?

A raíz de la suspensión de clases de niveles iniciales, primario, secundario y universitario en Argentina; el Gobierno Nacional puso en marcha su sistema de medios públicos para apuntalar las necesidades educativas (y respectivas al ocio y al tiempo libre) que surgen con la cuarentena. A grandes rasgos, los canales de TV tendrán programación educativa en distintas franjas horarias, dependiendo de los distintos rangos etarios; Radio Nacional emitirá cuentos cortos, relatos y micro-programas; y la web www.seguimoseducando.gob.ar donde se centralizarán distintos tipos de contenidos transmedia.

Cuando se pondera el rol y la utilidad del Estado, no puede hacerse únicamente en términos de costo-beneficio económico directo. Este enfoque resulta a nuestro parecer, incompleto o una máscara para esconder intereses privados. Los medios públicos no son otra cosa que una herramienta política del Estado y como tal, debe ser utilizada en esos momentos en donde el mercado se hace a un lado o solo quiere, por su naturaleza lucrativa, hacer negocios. Esto último no es una valoración negativa, sino una ponderación de intereses.

Los contenidos surgidos en el marco de la contención educativa por parte del estado poseen un alto valor de capital simbólico y cultural, pero a su vez, tienen un interés particular en que se constituyan como contenidos de calidad, a la altura de las demandas y del resto de ofertas culturales. Entender las dimensiones, el alcance y las posibilidades que otorga el desarrollo de las herramientas del Estado, nos permite profundizar políticas de inclusión con un alto valor cultural e identitario, por medio de contenidos y producciones de calidad.

Cierre de la empresa de medios públicos en Ecuador

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.