Mixcloud: buenos reproductores, sin descarga

En esta entrega analizamos Mixcloud, que nos ofrece varias opciones de reproductores embebidos, varias características de red social y la imposibilidad de descargar los audios.

En Mixcloud podemos encontrar “la mayor colección de programas de radio, podcasts y mixes de DJ” en una plataforma que se presenta como totalmente gratuita (y lo es).
Podemos crear una cuenta en forma muy simple, ingresando un email, un nombre de usuario y una contraseña. También podemos hacerlo con nuestra cuenta de Facebook.

Al crear la cuenta, Mixcloud nos ofrece elegir algunos estilos que sean de nuestro interés para empezar con algunas recomendaciones por parte de la plataforma. En este primer menú de gustos no encontramos nada muy radiofónico, respecto a géneros, más bien parece una selección entre estilos musicales. La única excepción es “talk”: para podcasts hablados, mayormente. Después hay desde “indie” hasta “techno”, pasando por “dubstep” y “garage”. Lo dicho: nada muy relacionado a la radio en si.

La selección que nos propone la plataforma se completa en la página siguiente: a partir de las categorías elegidas, nos ofrece una serie de cuentas para seguir. Es difícil identificar cuentas relacionadas a la radio en las listas que Mixcloud aquí nos ofrece, a excepción de las que claramente se identifican como emisoras o programas (y esto se da en la menor cantidad de casos).

Es importante aclarar que estos pasos de personalización al estilo de una red social, se pueden omitir y acceder directamente a la plataforma para empezar a subir nuestros audios. Antes de llegar, Mixcloud nos ofrece también descargar la aplicación móvil… Ya casi lo conseguimos!!!

Subir audios

Nuestro “escritorio” de Mixcloud nos muestra más sugerencias y más, y más… Tenemos por allí un indicador de porcentaje que nos recuerda (y nos recordará) que nuestra información de perfil está incompleta… El perfil se completa simplemente, con algunos datos de nuestra ubicación, edad y género, sumando las imágenes de perfil y de portada del mismo. Igualmente no alcanzaremos el 100% hasta que no agreguemos las “conexiones de la cuenta”.

En la barra superior, a la izquierda de las opciones de nuestro perfil, tenemos el botón “UPLOAD” para subir nuestro primer audio. Antes de elegir el archivo que vamos a subir, tenemos que tener en cuenta que Mixcloud funciona solamente con formatos: .MP3, .AAC, .M4A, .MP4 audio y .OGG. Celebramos que se incluyan los formatos comprimidos libres. Por otra parte, no existe por defecto la opción de subir audios sin compresión de ningún tipo.

Un punto en contra importante: no podemos subir archivos de menos de 12 MB, porque Mixcloud presupone que se trata de una pista de audio (una canción) y no están permitidas en esta plataforma. Nos aclaran que “podría ser borrada” pero la experiencia nos indica que en muchos casos han borrado subidas que claramente no eran canciones. Nos han borrado, por ejemplo, columnas breves de programas de radio que comenzaban con un separador, luego una cortina, y algunos minutos de charla con el columnista…

Ante esto tenemos dos opciones: subir en la máxima calidad posible, si es que con ello logramos alcanzar los 12 MB y que nuestro audio esté así “asegurado”. O subir audios con una extensión tal que esté por encima, siempre, de los 12 MB. Por ejemplo: en el caso de un audio en formato .mp3 comprimido a 128 kbps, tendríamos que superar siempre los 13 minutos, y un poco más… Siempre podemos subir en mayor calidad, por supuesto.

limitado a 12 megas

Mientras subimos el audio podemos ir completando la información del mismo, y una barra nos muestra el progreso de subida. Una característica sin dudas muy dinámica de Mixcloud. Podemos agregar etiquetas, elegir una imagen y completar una descripción.

Podemos también generar timestamps en nuestro audio, destacando momentos particulares o agregando alguna información durante la reproducción.
Cuando terminamos con toda la información, las imágenes y los detalles (y timestamps) le damos “publish” así nuestro audio ya queda, justamente, publicado!

Compartir

A continuación, Mixcloud nos ofrece opciones para compartirlo en redes sociales; también podemos seleccionar una promoción paga del contenido, dentro de la plataforma; y tenemos las opciones para embeber el audio en nuestra página web.

Es muy simple seleccionar el código, y está muy bien que aparezca en la primera pantalla después de publicarlo, ya que podemos ganar algo de tiempo. También son interesantes las opciones de reproductores que tenemos: son tres y todas tienen sus particularidades. Podemos decir que los reproductores embed de Mixcloud son de los más bonitos disponibles. Destacamos también que con un clic podemos ver cómo quedan las tres opciones que nos ofrece la plataforma, con la imagen que seleccionamos y la posibilidad de elegir tema oscuro o claro, en cada reproductor.

Abajo dos ejemplos: el reproductor mini con tema “light” y el reproductor grande, con tema “dark”.

———————

Los reproductores, tanto en la web donde subimos el audio como las versiones embed, funcionan y se ven muy bien. Cuando reproducimos desde Mixcloud siempre, a continuación, seguiremos escuchando otros audios “relacionados” (que pueden ser de nuestra cuenta o no serlo, Mixcloud siempre nos ofrece contenidos proactivamente, algo que puede ser o no molesto).

Sin descarga

Por último tenemos que remarcar, y es un gran punto en contra para la plataforma, que los audios que subimos no se podrán descargar. Mixcloud no ofrece ninguna variante que permita hacerlo, ni siquiera como una opción que está oculta en la configuración. Podemos subir lo que sea, en forma gratuita y sin límites de reproducción, siempre que el audio pese más de 12 MB, y en formatos de audio siempre comprimidos, pero nuestros audios no podrán ser descargados, solo escuchados.

reproductor mixcloud

Mixcloud: buenos reproductores, sin descarga

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.