RADIO EN CUARENTENA

¿Para qué seguir produciendo?

Radialistas hablan y reflexionan sobre su trabajo en situación de crisis.

Un café pasado sin azúcar, un sol ya despidiéndose para estas horas, unos vientos fuertes para el inicio de la noche. Comienzo a ordenar las respuestas de los entrevistados para esta nota y recuerdo que no me he abastecido de chelita para estos días. ¿Es importante lo último? No.

Me voy al techo un momento, estiro una sábana en el piso y me echo boca arriba. Miro al cielo, ya está anocheciendo… pienso, y me pregunto: ¿cuándo acabará todo esto? Creo que es una mala idea estar aquí arriba, en la cumbre de la casa: el techo. ¿Qué hace a este lugar valioso? Un poco de polvo, maderas, ropa tendida oliendo a jabón, un cordel rotó que antes lo usaba para jugar liguita, recuerdo que todo pasa y que las cosas no vuelven a ser como antes.

Foto desde mi ventana, justo cuando anochece en algún punto del Perú.

¿Que si me he informado sobre el COVID-19​ estos días? Sí, pero me toca descansar un poco de ello. ¿Sienten que se asfixian de tanta noticia? Al menos eso me pasó hace unos días, y pensé que exageraba, pero me di con la sorpresa de que eso nos ha pasado a todos en algún momento.

Quién no se ha topado con esa sentencia: “aprovecha estos días de cuarentena para leer los libros que compraste/ limpiar la casa/ hacer ejercicio/ hacer proyectos …”. ¿A quién no le ha pasado?

Desde mi perspectiva, las dos primeras semanas me sentí fatal porque no podía concentrarme en hacer esos pendientes que ahora sí puedo avanzar. Lo conversé con amistades cercanas, y también les pasaba lo mismo. Lo más complejo para alguna de ellas, es que debían seguir yendo a laborar a su centro de trabajo, y eso ya cambia el panorama. Pero los que estamos en casa, sintiendo una especie de sobrecarga no productiva, ¿cómo le hacemos?

La otra cara de la moneda es que algunas personas contra esa ola de sobrecarga y/o de información 24×7, han decidido seguir haciéndonos compañía. Cada quien, desde su ángulo, desde su hogar, con una consigna. Hemos visto que muchos realizadores siguen produciendo en estos tiempos, sea por su trabajo o por un acuerdo ya agendado que no se podía postergar, y como se diría coloquialmente “la fiesta debe continuar”.

Nos movemos dentro de lo virtual, por ello buscamos experiencias nacionales y extranjeras, que al menos por ahora, esas fronteras no existen para un virus que nos tiene al tanto de nuestros actos cotidianos. Cada país vive una realidad distinta, por ello leeremos algunas voces que nos den bríos sobre su proceso de producción de podcasts en estos tiempos de cuarentena.

Aquí van algunas reflexiones de 5 podcasters: Melissa Morales (Ch), Raúl Rodríguez (Ch-Esp), Juan Ruffo (Arg), Jorge Juárez del podcast Por las rutas de la curiosidad (Pe) y Karla Velezmoro de Convoca Radio (Pe).

En Perú

Ya vamos en el día 21 (05/04/2020) desde que el presidente Martín Vizcarra decretó el aislamiento social obligatorio. Luego pasó a ser una inmovilización total, lo que ya para algunos peruanos es conocido como un toque de queda, y que no ha sido dicho así explícitamente por nuestros recuerdos de finales del 90.

Es en esta coyuntura en la que nos preguntamos sobre la productividad emocional que uno lleva consigo al momento de crear contenido, en este caso, podcasts. “Va a depender mucho de cómo se está afrontando emocionalmente la cuarentena sanitaria. Al estar aislados y suprimir la mayoría de actividades sociales es natural que en algún momento nos sintamos agobiados, estresados, ansiosos. Por ello, es bueno identificar cuál es el momento en el que nos sentimos listos para enfrentar el micrófono y sacar nuestro contenido adelante. Hay que recordar que le hablamos al oído de quienes nos escuchan, y son claramente perceptibles nuestras emociones, nuestras frustraciones, nuestra alegría y optimismo”, nos dice Jorge Juárez, cofundador del podcast Por las rutas de la curiosidad, un proyecto donde se abarcan temas de historia, sociales, misterio, arte, y como ellos mismos colocan en su feed: “La curiosidad mató al gato, pero el gato murió sabiendo… “. Esperemos que solo quede ahí el lema.

Jorge Juárez: Abogado, podcaster del podcast “Por las rutas de la curiosidad”. Escribo algunos relatos cortos e ideas en un blog llamado “El eterno diletante”. @jcoco2515

Por otro lado, desde un proyecto de investigación periodística el enfoque puede ser distinto. “En el caso de Convoca Radio estamos produciendo podcasts relacionados a lo que está ocurriendo en el país por el coronavirus. Nuestros podcasts buscan informar con mayor profundidad y desde diversos ángulos. Así también recogemos las voces de la población vulnerable. Hoy más que nunca se necesita escucharlas. Hasta el momento hemos trabajado un podcast sobre la enfermedad y la viralización de las fake news y otro sobre la situación de los adultos mayores en el país. Hay otros que ya estamos preparando”, relata Karla Velezmoro, directora de Convoca Radio, uno de los referentes en Perú en realizar investigación periodística en audio.

Existen muchos estímulos por los cuales uno puede y decide seguir produciendo podcasts. En esta coyuntura, ¿qué tanto ha podido afectar la realización? En algunos casos puntuales, como Convoca Radio, han tenido que registrar las entrevistas por teléfono y/o WhatsApp. Y técnicamente, las variantes son más de coordinación. “Además, el podcast lo puedes trabajar con un equipo mínimo: tu laptop, micrófono, audífonos (si tienes un interfaz de audio, genial) y un software de edición”. Y sí, tiene mucha razón Velezmoro.

Además, para Juárez la situación tampoco ha sido tan distinta. “No nos sentimos afectados, pero ciertamente hemos tenido que posponer entrevistas que teníamos previamente acordadas y que están pendientes de reprogramar una vez la cuarentena sanitaria culmine”.

Vale decir que, en el podcast Por las rutas de la curiosidad, son dos personas, y siempre han grabado en la casa de uno. Juárez añade: “Ahora que se vino la inmovilización social obligatoria, hemos optado por grabar los episodios de manera remota mediante llamada Skype y cada uno grabando su pista de audio, luego en la edición lo juntamos y el resultado afortunadamente ha quedado muy similar a como si estuviéramos en persona”.

Karla Velezmoro: Soy licenciada en Comunicación Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Actualmente, soy directora de Convoca Radio, sección de producción de podcasts del portal web de periodismo de investigación CONVOCA. Poseo experiencia laboral como redactora de diarios y reportera de radio y televisión. He trabajado en los diarios Correo, Gestión y en La Primera, en CPN Radio y en América Televisión como investigadora periodística y posteriormente como reportera en los programas Domingo Al Día y Cuarto Poder. @karlavelezmoro

 

Creo -ni la más mínima idea de que sea así- que estamos de acuerdo en que una cosa es producir en la comodidad de tu casa/piso, y otra es hacerlo desde ahí, forzados debido a una pandemia, y que después de cierta hora, si estás en la calle, estás infringiendo la ley. ¿Qué tanto puede cambiar el proceso de una creación sonora ahora en este contexto?

En el caso de Convoca Radio, por el tipo de podcasts que ellos producen, se mantienen informados y coordinan con el comité editorial de Convoca para establecer, definir los temas y ejes. “Para eso usamos las herramientas digitales. Para nosotros no es un modo de comunicación nueva porque Convoca es un medio digital y, por tanto, está al tanto de las bondades de la tecnología. El reporteo es fundamental, pero lo realizamos tomando en cuenta las actuales circunstancias”, nos dice Velezmoro.

El sentido de responsabilidad está más que claro al ser un proyecto con perfil periodístico. El rigor de estar informados antes de colocarse al frente de un micrófono, debería ser parte de un decálogo en el área de comunicaciones en general.

El rigor de estar informados antes de colocarse al frente de un micrófono, debería ser parte de un decálogo en el área de comunicaciones en general.

En el caso de, Por las rutas de la curiosidad, el proceso de creación va primero por lo técnico: “Durante estos días estoy utilizando un Q2U con conexión USB (en circunstancias normales lo utilizamos con una interfaz de audio), y a partir de ahí realizar pruebas a fin de que no se cuele tanto el eco en la grabación. Luego nos conectamos mediante llamada Skype y realizamos algunas pruebas mientras terminamos de definir la estructura del episodio y el guion del mismo. Luego de eso queda hablar y que la magia del podcast haga lo suyo”. Al ser un proyecto sustentando la historia y el repaso de acontecimientos importantes, queda implícito el rigor de investigación y preparación que ellos tienen.

Argentina

Para el creador radiofónico, Juan Ruffo, también compañero del Centro de Producciones Radiofónicas, este tema del aislamiento con lo emocional y la producción de podcasts lo lleva por este lado: “Tenemos tiempo y la gente también. Creo que como productores/as tenemos una enorme tarea a la hora de saciar la demanda de contenidos para los momentos de ocio”.

Y sí, tenemos tiempo, y algunas personas lo aprovechan para seguir con cursos, aprender a cocinar, otros hacen los challenges en Tiktok, y algunos van conociendo a los seres que viven en su hogar. Pero, ¿nos afecta de cierta manera todo lo que pasa? es decir, Ruffo, ¿te ha afectado el tema del COVID-19 en la producción de tus podcasts?

Juan Enrique Ruffo: Buenos Aires, Argentina; Productor del Centro de Producciones Radiofónicas (CPR) y de Grupo Criolla. Estudié Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires. Algunas producciones con el CPR: El Sonido de las Manifestaciones, Testcast, El podcast de los que sobran, Dia mundial de la radio, Voces del mundo por los DDHH, numerosos paisajes y postales sonoras, entre otras. Algunas producciones en Grupo Criolla: Caricias Significativas (El Destape Radio y Spotify), Fanzinecast Criolla: un fanzine sonoro. @juanruffo2

“Me afectó la circulación por cuestiones lógicas. No solamente para trasladarme a los lugares de trabajo, como pueden ser la radio o la oficina, sino también para ir a buscar sonidos por la ciudad. Sin embargo, tratamos de adaptarnos para poder seguir produciendo: lo que hacemos en vivo, lo probamos en remoto y usamos bancos de sonido o Internet. Es momento para ponernos creatives en todos los sentidos posibles. De cualquier manera, se limitaron muchos recursos, pero al mismo tiempo aparecieron nuevos […] los silencios de la calle contrastan otros sonidos, la sociedad encuentra otras vías para manifestarse, con sus sonidos característicos […] hay que escuchar nomás”, cierra el productor del Centro de Producciones Radiofónicas.

A esto, quiero agregar que dentro del Centro de Producciones Radiofónicas (CPR), con apoyo de RadiosLibres.net y Ciberfeministas Guatemala se nos ocurrió armar un Festival Radio Cuarentena, obvio virtual. Se hizo una curaduría de piezas sonoras en un programa llamado “Sonamos” y un programa llamado “Aire en Casa”, en vivo con los miembros de la familia CPR y amigxs, en el cual nos hicimos compañía y de alguna manera u otra, sobrellevamos este tema del aislamiento. Distintas realidades; mates, café, agua helada, pasteles en cocción, pájaros (i)reales, todo nuestro entorno dentro de las posibilidades que lo digital nos permitía compartir. Y como dice ese lema de Radio La Tribu, “sin aire, no hay fuego”; pues para nosotros se convirtió en algo como: “sin compañía, no hay radio”, quemé.

Además, el CPR ha creado un mapa interactivo sonoro llamado #NuestrasCuarentenas donde se pueden escuchar testimonios de personas de varioS países que cuentan cómo están viviendo esta pandemia.
Justamente hablando sobre esas piezas que se están produciendo para estos tiempos, Ruffo nos dice que sus procesos de creación sonora desde su confinamiento no han variado mucho. Empieza con una idea o una imagen conceptual: situación, escena. Luego se encarga de organizar todo en base a los elementos estructurales que ya tiene. Diseña, escucha, re escucha, procesa y sigue editando. “Solo uso guiones ordenados cuando es un trabajo largo […] Esta rutina consiste básicamente en ir armando sobre una base de la que estoy seguro: sé que voy a querer usar X tema musical o X fragmento de audio. Trato de editar usando un criterio de abstracción, me gusta recrear escenas, crear entornos y proponer situaciones desencajadas de la realidad. Hacer sonar cosas que no son estrictamente verdad, pero son verosímiles. Por ejemplo, ahora estoy editando una pieza pequeña para el programa de FM, en donde el presidente Alberto Fernández le advierte a la sociedad que deben respetar la cuarentena al pie de la letra, con música de Wagner y con efectos de sonido de radio policial. La imagen que inspira todo esto es un Alberto Fernández gigante caminando por la ciudad, patrullando para que nadie “se pase de vivo” (como dijo en alguna entrevista)”. Este mensaje nos lo da Ruffo el 1 de abril, y aquí va el programa.

Chile

Con las experiencias previas, a algunos sí les afectó la producción de sus podcasts y a otros no. Es, quizá, normal dentro de la media del estándar al producir a distancia. ¿Estamos preparados para seguir haciéndolo de este modo? Cada país tiene su contexto, facilidad y limitaciones. Una realidad distinta.
“Desde el día lunes 23 dejamos de asistir a la oficina donde grabamos y postproducimos el podcast diario Crónica Estéreo. Somos un equipo de cuatro personas y ya teníamos un sistema para trabajar de manera remota, pero nunca lo habíamos hecho sostenidamente como ahora, era solo para casos especiales como viajes de alguno de nosotros”, dice de Meli Morales, periodista y productora del podcast diario Crónica Estéreo.

Raúl Rodríguez, periodista y realizador sonoro chileno que actualmente vive en Madrid, nos dice que no le ha afectado. Y añade: “Hoy las formas de producción han cambiado y la autonomía que tenemos para grabar desde casa nos hace replantearnos nuestro rol de comunicadores y el color que toma la producción independiente y colaborativa en tiempos de confinamiento o crisis”. Para Rodríguez, no es lo mismo grabar en la calle, que desde casa. Creo que eso nos queda claro a todos. “En principio podría ser más fácil, pero me he preocupado mucho estos días, con la sección que hago para #RadioCuarentena del CPR, ‘La microcalle’, que la grabación se haga lo mejor posible. Que haya una buena relación narrativa y sonora entre el audio o relato que grabo en casa y el que me dan mis entrevistados/as desde su ciudad en cuarentena o con medidas restringidas para circular”.

Ahora, les pregunto a ambos. Si estamos en cuarentena, aislados, ¿qué tan productivo emocionalmente es seguir haciendo contenido, específicamente podcasts en estos tiempos? ¿por qué? ¿para qué? Es cierto hay que seguir, pero …

Meli Morales: Soy periodista, tengo 28 años y trabajo en La Tercera en Santiago de Chile como productora del podcast diario Crónica Estéreo. @melisaurios

 

“Creo que es importante seguir creando contenido porque más que nunca debemos seguir comunicándonos. El estar aislado puede hacer que nos sintamos solos y no lo estamos. Las tecnologías que tenemos hoy nos permiten estar conectados independientemente de si tenemos contacto físico directo o no, y eso hay que aprovecharlo. Es ‘productivo’ (prefiero quizás sanador) emocionalmente seguir haciendo podcast porque es un medio más para comunicarnos entre nosotros”, señala Morales. Si me permite el editor, quiero decir que estoy de acuerdo con Meli, si se sigue haciendo producción en estos días tan densos, donde las cifras nos arremeten a todo dar; a veces, escuchar a otras personas, desde otro ángulo y textura de voz, nos puede ayudar a estabilizarnos un poco.

Y con respecto al tema técnico, ¿qué tanto puede cambiar la producción?: “Pasamos a hacer todas las entrevistas de manera remota, vía teléfono, Skype, Zoom y, recientemente, Zencastr, que es una plataforma que permite grabar en distintas pistas el sonido de origen de cada una de las personas que participa. Por la pandemia liberaron el software para poder usarlo gratis con más características que la versión sin pago regular. Si bien el sonido no es el mismo que al hacerlo en estudio, y somos muy exigentes con esto, el poder contactar a entrevistados por teléfono, cosa que no hacíamos antes salvo que fuera una entrevista internacional muy importante, nos ha permitido acceder a otro tipo de profesionales y fuentes que han enriquecido el podcast desde el punto de vista editorial. En ese sentido, la calidad ha mejorado”, puntualiza la productora de Crónica Estéreo.

Para Rodríguez esto es casi intuitivo y se ha vuelto en una forma de bajar la intensidad “periodística”. “Así me ocurrió con la serie de podcast #ChileDespertó, que nació el primer día de las protestas sociales en Chile, el 18 de octubre pasado. No lo pensé dos veces y empecé a grabar, registrar sonidos y entrevistar a actores sociales diversos, desde las mismas manifestaciones. Se lo planteé a Francisco Godinez Galay, director del CPR en Argentina y le dimos nomás. Ahora me pasó lo mismo. No puedo callar y no puedo estar ausente como comunicador social ni como amante del sonido. ¡En esta pandemia todo suena!, y lo que no suena se convierte en palabra y en sonido a la vez”. El hecho de ser periodistas, nos obliga a no distanciarnos de la coyuntura. Uno siente la responsabilidad de hacer algo que aporte a la sociedad. La diferencia es el cómo transmitimos eso que pasa sin llegar a un inmediatismo y sensacionalismo que conocemos como mala praxis.

Raúl Rodríguez: Periodista. Profesor de radio y podcast de la Universidad de Chile. Creador, guionista y director de radioteatros y documentales sonoros desde hace 13 años. Próximamente estrenará Bemba, un documental sonoro con mujeres afrodescendientes del norte de Chile. @Raul__Rod

Es probable que, para algunos, producir y pensar en sus escenas sonoras desde el confinamiento no sea un mayor estrago. Como es el caso de Rodríguez: “Como me formé en la radio informativa, en varias radios de renombre en Chile, produzco muy rápido. Busco el personaje, hablo con él o ella, le pido la historia de calle y le oriento cómo hacerlo. Apenas recibo el relato grabo la entrada o presentación a la historia. Siempre la improviso. No hay guion de por medio. Solo cumplo el deber de estar informado del contexto y del personaje, para hacer una presentación que sea un buen gancho para escuchar la microhistoria. Ah… y la música que elegí es sencilla. No me gusta que caiga en el dramatismo o en esas músicas terribles que usan los canales de televisión para ponerle más drama a nuestra vida real que no la necesita, y menos en cuarentena. ¡Y por supuesto música bajo creative commons!”.

Otra situación muy distinta a la de Morales, quien al inicio sobrellevaba este tema de la mejor manera: “Los primeros días estaba muy enérgica y descubrí que tardaba menos en los procesos creativos y mecánicos que estando en la oficina. Al estar sola me distraía menos, se suspendieron las vueltas para saludar a todo el mundo, la ida al café, el salir a la esquina a comprar maní, el ponerme al día con todo el mundo. Mejoró nuestra productividad estando separados porque no nos distraíamos entre nosotros. Ahora, para mí al menos, está siendo cada vez más pesado. Este es un podcast diario de actualidad, por lo tanto, cada día tocamos un tema nuevo que, dada la contingencia, siempre está relacionado directa o parcialmente con la pandemia. Esto me tiene agotada. Para crear los paisajes sonoros paso muchas horas en YouTube documentándome y buscando qué está pasando en distintas partes del mundo con el contagio del COVID-19. Estoy sobreexpuesta al tema y he llegado a reflexionar que mi percepción de alerta o alarma es mayor que el promedio de las personas. Aún no resuelvo cómo cuidarme de esto. El estar constantemente conectada, de todos modos, me ayuda a saber bien qué elementos usar”.

Ninguna experiencia y/o relato es mejor que el anterior y/o posterior. Son vivencias totalmente distintas. En algunos casos, los realizadores siguen produciendo a pesar de no tener un pago. Solo lo hacen con el fin de seguir comunicándose con sus escuchas. Y quizá, solo con el fin de darnos un aliento y compañía en estos días. Por otro lado, los que sí reciben un sueldo por esto, saben que no pueden parar, y que su salud mental no puede verse afectada por el consumo masivo de noticias y verificación de datos a diario. Todos, cuidémonos en la medida de los posible. Escuchemos, respiremos.

Para finalizar

Meli Morales: “Todo el contenido que se pueda crear en estos tiempos es sanador para quien los hace y acompaña a quienes lo escuchen, pero es importante recordar que no es indispensable hacer ‘algo útil’ con nuestro tiempo y ser lo más productivos que podamos. Hay que darse espacio para otras cosas, especialmente para hacer nada si así lo sientes. Estando algunos obligados a estar en casa sentimos que tenemos que hacer algo, aportar de algún modo, ya que quizás no estamos cumpliendo nuestras actividades regulares y ahora sí tenemos tiempo. Tenemos tan mercantilizado el concepto del tiempo que sentimos que si no lo aprovechamos, lo perdemos”.

Raúl Rodríguez: “El podcast nos da la posibilidad de romper las reglas y los modelos tradicionales del periodismo para dialogar con la comunicación, el arte y la cultura”.

Karla Velezmoro: “Este es el momento para producir podcasts. Hoy los ciudadanos están buscando contenidos y es la oportunidad de visibilizar los podcasts y fomentar el consumo de audio de calidad”

Jorge Juárez: “A modo de reflexión, si en nuestros contenidos sonoros llegamos a hablar del COVID-19, considero que debemos ser responsables al momento de emitir información relacionada a la pandemia. Tengamos en cuenta que tenemos un compromiso con nuestros escuchas y debemos honrarlo brindando información adecuada y haciendo énfasis en seguir con las recomendaciones necesarias para mitigar la propagación de esta enfermedad”.

Juan Ruffo: “Creo que todo lo que respecta a ‘lo emotivo’ se hace delicado con la cuarentena. No solo por el encierro sino también por el aislamiento y la falta de contacto con compañeres. Sin embargo, es un momento óptimo para la producción de podcast”.

¿Para qué seguir produciendo?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.