¿Qué tienen que ver las redes sociales y las TIC con los movimientos sociales?

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) configuran un espacio de intercambio que ha cobrado una gran relevancia a lo largo de las dos últimas décadas. Por Santiago Mazzuchini – CPR


Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) configuran un espacio de intercambio que ha cobrado una gran relevancia a lo largo de las dos últimas décadas. Éstas son, por un lado, objetos de consumo que generan pertenencia e identidad en distintos grupos sociales y, por el otro, la puerta de acceso a las redes sociales, a los contactos y a la información. Los modos de comunicación que convergen en ella, la convierten en un nuevo espacio donde lo público y lo privado establecidos en la tradición moderna se confunden, dando lugar a nuevos modos de narrar, comunicar y mostrarse; y sobre todo, a la emergencia de nuevas subjetividades políticas y a nuevos ciclos de luchas.

La época de Internet y los medios, es definida por algunos de los más reconocidos escritores como el paradigma del informacionalismo (cfr. Castells 2002), por otros, como una infósfera propia de la generación post alfabética, donde la vieja disputa entre proletarios y burgueses ha muerto para dar lugar a una multiplicidad de sujetos, entre ellos los nuevos cognitariados, trabajadores cognitivos del pos-fordismo (cfr.Berardi 2002). Resulta evidente que la emergencia de Internet y el mundo de la comunicación globalizada no indican cambios meramente técnicos sino que se inscriben dentro de transformaciones sociales y culturales que implican nuevos modos de dominación capitalista y luchas anti-sistema.

¿Nuevo ágora?

Las redes se han transformado en una nueva plaza pública a la vez que han transformado el concepto de lo público y lo privado. La emergencia de nuevas identidades y modos de hacer política son un ejemplo de ello. El activismo en Internet inunda las páginas de la prensa y construye referentes políticos, como las intervenciones del grupo hacker Anonymous, los levantamientos sociales de la primavera árabe, los discursos del Sub-comandante Marcos etc. Sin embargo, el fenómeno no es nuevo, ya que como bien señala Manuel Castells, la red tiene como una de las fuentes de origen a movimientos libertarios que cobraron relevancia luego del mayo francés. Estos actores políticos se diferencian de las clásicas identidades obreras industriales en su crítica al vanguardismo y el modelo racionalista de organización. A medida que el capitalismo fue desarrollando su potencial financiero y la sociedad de consumo y servicios se fue tornando hegemónica, su ámbito de lucha dejó de ser la fábrica para trasladarse a los call center, la red y los medios de comunicación. Por supuesto, esto no quita que siga existiendo el trabajador obrero. También en el ámbito de los medios radiales y televisivos, las experiencias de los movimientos autónomos italianos en la tradición de los medios alternativos, la experiencia de radios mineras de Bolivia, entran en esta lógica que se diferencia de los modelos clásicos fabriles y fordistas.

La lógica de los movimientos

¿Pero qué tienen en común estos movimientos diversos además de la intención de constituir otro modo social que no sea el de la privatización de los cuerpos y la relación con los otros? Su lógica abierta, horizontal y rizomática (hiper-textual), el rechazo al sistema Broadcasting (un emisor, miles de receptores) y la intención de construir medios dialógicos, que generen ida y vuelta, conformando un vínculo realmente comunicativo. Sobre este último punto, Internet ha logrado ser el exponente máximo de este modelo de la comunicación simétrica, ya que ha hecho posible el conocimiento colaborativo, modificando para siempre las concepciones sobre el espacio y el tiempo, pero sobre todo, sobre la cuestión de la propiedad del conocimiento. Este modelo se opone al privatizador del capital, pero también a la clásica vanguardia iluminista que supo construir el leninismo y diversos sectores del anarquismo plataformista, tal como se puede apreciar en las formas organizativas verticales de estas corrientes revolucionarias.

Un espacio de lucha

No adherimos a la idea de que las redes y los medios sean espacios esencialmente liberadores. Está claro que, como nos ha enseñado Deleuze (1999), estas tecnologías son también el instrumento de dominación de las sociedades de control. Las estructuras rígidas discplinarias se están convirtiendo en modulaciones que generan modos de dominación cada vez más sofisticados El impulso de la ley SOPA es sólo un caso, pero no el único, de las pretensiones que las grandes multinacionales tienen de controlar las redes. Conocemos también lo que sucede con los datos que circulan en internet de aquellos que se oponen, por ejemplo, al régimen que gobierna en China. Buscadores como Yahoo y Google han aceptado y colaborado con la censura que se ejerce hacia los disidentes en dicho país, bloqueando posibilidades de búsqueda.

Los medios de comunicación e internet son un espacio de disputa para los movimientos que reclaman su derecho a organizarse y luchar por lo que consideran más justo. Queda preguntarnos por los objetivos que estos movimientos tienen con respecto al capitalismo ¿Acaso es lo mismo en el plano ideológico lo que propone el movimiento zapatista que lo que proponen los movimientos de software libre o el grupo Anonymous? ¿Será posible una articulación contra hegemónica sin caer en los vanguardismos y autoritarismos que nos dejó el siglo XX con el ascenso del Stalinismo?

1.Berardi, Franco (2007) “ Generación post-alfa: patologías e imaginarios en el semiocapitalismo” Buenos Aires Tinta y limón
2.Castells, Manuel (2002) “Epílogo: Informacionalismo y la sociedad red” en La ética del hacker Madrid: Destino
3.Deleuze, Gilles (1999) “Posdata a las sociedades de control” en Christian Ferrer (comp) El lenguaje libertario Buenos Aires Altamira

¿Qué tienen que ver las redes sociales y las TIC con los movimientos sociales?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.