Radio Sur

Entrevista con Depa, Matías y Carlos de Radio Sur, Ciudad de Buenos Aires.

¿Se presentan?

Carlos: soy locutor, estoy en el programa de la mañana y en el área de autogestión de la radio. Estoy acá hace más de 6 años.

Matías: soy operador, estoy en la franja de la mañana, opero “Con el pie izquierdo” el programa institucional de la radio.

Depa: vengo del programa de la mañana, hago la producción. No hay mucho más para agregar…

¿De qué se trata Radio Sur?

La radio nace a fines de 2008. Está integrada al barrio del MTL (Movimiento Territorial Liberación). Acá funcionaba una biblioteca hasta que decidieron armar la radio. Llamaron gente por fuera del movimiento para construir la herramienta, con la idea de que no sea una radio del MTL sino una radio del campo popular. Ese es el proyecto. Por eso convocan gente por fuera del movimiento. De ahí para acá se viene construyendo siempre con crecimiento, más allá de los problemas de todo tipo, eso es lo positivo.

Creo que Radio Sur expresa algo que uno escucha dentro del campo popular que es la unidad en la diversidad. Creo que es una de las mayores fortalezas. Saber trabajar con las diferencias políticas que tenemos, reconociéndonos como compañeros, trabajando sin frenar el trabajo propio, que es llevar adelante un proyecto radiofónico. Eso es lo que representa Radio Sur, más allá de la identidad sonora o de contenidos que tengamos.

Algo que rescatamos el otro día, reflexionando sobre lo que fue el año 2016 y el recorrido que hicimos: destacamos nuestro profesionalismo y cómo suena al aire la radio, más allá de que tenemos que luchar con las cuestiones económicas y que tenemos en la cabeza no solo los contenidos sino también cómo sostener la radio. Se nos escucha bien, muy profesionales. Y eso está bueno.

¿Qué formas de sostenimiento tienen hoy por hoy?

Debe ser algo compartido con la mayoría de las radios… que es diversificar las fuentes para no depender de ninguna, por si se cae alguna, tener otra. ¡Siempre se cae una! Y hay que salir a buscar otra.

Las fuentes son: los programas que colaboran, independientes.

Después otras formas son: aportes de los compañeros, que son mensuales. Eso lo empezamos a hacer este año. Los miembros del colectivo aportan. Acá tenemos un “colectivo militante” que somos entre treinta y cuarenta personas que todos los meses hacemos una asamblea. Ahí generamos aportes. Es poco pero es algo.

Fiestas: cada tanto. Alguna fiesta para juntar plata.

Después convenios con organizaciones, con sindicatos. Se le puede llamar publicidad porque es difusión. Son organizaciones no comerciales, lo entendemos como un convenio de cooperación mutua. Si no pueden aportar plata aportan otra cosa.

La lógica que entendemos, al ser una organización sin fines de lucro, donde el objetivo no es el dinero, entonces son los vínculos. Crear vínculos, desarrollarlos y a partir de los vínculos crecer, que es como venimos creciendo estos años.

Este año conseguimos pauta oficial de la Ciudad. No a través de Medios Vecinales, porque hay un decreto que, como está el MTL que es una organización política, no nos permite acceder. Entienden que es “difusión partidaria”. A nuestro entender es un error de concepción pero la ley dice eso. La radio está registrada como asociación civil del MTL, entonces el decreto lo impide.

¿Tienen personería aparte?

No, es la Asociación Civil del MTL. Este año creamos la Cooperativa de Radio Sur, para darle forma legal al funcionamiento que venimos teniendo pero a Medios Vecinales todavía no pudimos acceder. Sí hicimos gestiones para pauta oficial, que es poca pero la cobramos. Y si bien todavía no cobramos nada, los FOMECA los veníamos cobrando. Y con eso construimos el estudio B, pudimos comprar máquinas y otros gastos. Y creo que esas son las formas que tenemos…

También ganamos hace dos años un premio en el concurso de producciones de la Bienal de Radio de México. Este año nos han seleccionado de nuevo. Aquella vez nos presentamos con un trabajo hecho especialmente. Este año, con una producción que ya habíamos sacado al aire. Y tuvimos el reconocimiento, más allá del premio, que está muy bueno tenerlo.

Y lo de los vínculos, este año empezó un programa de APM, el sindicato de visitadores médicos, y desde el mismo sindicato surgió la idea de dar un taller para gente que luego se sumaría al programa. Eso fue una fuente de ingreso, y fortaleció el vínculo.

Está también el servicio de todo lo que brindamos como locución, grabación, edición. Hicimos laburos para empresas y para cooperativas.

¿Publicidad comercial hicieron?

Sí, hicimos con una empresa de viajes. Les hicimos el spot para radio, con locución, música, artística.

¿Y en las tandas de la radio tienen publicidad comercial?

Es una de las áreas que a las radios siempre les cuesta. Quizás la gente que puede pagar publicidad no confía en los proyectos. Y a los mismos integrantes de las radios nos cuesta salir a vender. Pero si hay, se pasa.

También con el estudio B, la idea es poder alquilarlo para las universidades y cosas así.

Cómo es el origen del proyecto de la radio? Se montó con fondos del MTL directamente? ¿Cómo fue? Tal vez es distinta a otras experiencias, que salen sin una cuestión previa…

El MTL construyó, hizo la inversión inicial. Además, el hecho de que la radio la construyó el MTL, son parte de la radio también, entonces acá no pagamos alquiler por ejemplo. Nos da tranquilidad en ese sentido. La inversión inicial la hicieron ellos y lo que se construyó después, que fue mucho, fue con fondos que fue consiguiendo la radio por su cuenta.

¿Han experimentado con fondos tipo crowdfunding?

No hicimos. Sí tuvimos proyectos de Mecenazgo [N. del E.: Régimen de Promoción Cultural de la Ciudad de Buenos Aires]. Se financiaron un par de programas y una parte fue para la radio. Ahora salió Puntos de Cultura [N. del E.: programa del Ministerio de Cultura de la Nación para acompañar proyectos culturales]. Vamos a financiar algo que este año hicimos sin financiamiento, que es un taller de formación anual, dos veces por mes, en las distintas facetas de la radio (locución, producción, guión, etc.). Eso los sostuvimos este año y el año que viene va a estar financiado por Puntos de Cultura.

¿Cómo es la relación entre encarar un proyecto dentro de la radio y los fondos que eso requiere? ¿Lo piensan antes de encararlo, se planifica? ¿O se mandan y sabiendo que los fondos se consiguen, empiezan igual?

Las dos cosas. Con el estudio B, por ejemplo, se hizo el FOMECA, lo ganamos y no nos pagaron nada. Entonces la planificación se cayó pero lo hicimos igual. Ahorramos en algunos materiales pero se hizo igual. Más “a pulmón”, se tardó más pero se hizo. Ya está hecho. Esperamos en algún momento cobrar el FOMECA.

Cuando arrancamos en 2010 con el servicio informativo, que era un proyecto de la radio, el programa de la mañana está desde 2012. Ahí la idea era ir de lunes a viernes, cumpliendo horarios. Necesitábamos un operador, un locutor. Y esas personas tenían que cobrar por estar cubriendo un horario. Y aunque sea poco, fijamos un salario. Y no teníamos la plata. Empezamos igual y con el tiempo se fue consiguiendo. Por eso digo que es “un poco y un poco”. La planificación está, la plata a veces no.

¿Cómo se consideran los que están en el día a día de la radio? ¿Tienen algún ingreso, salario, asignación? ¿Cómo lo miden? ¿Es por hora?

Es un debate siempre abierto. Siempre fuimos a lo fácil: quién cumple horarios fijos, en la semana o el fin de semana, con tareas específicas, puntuales, cobra una asignación por hora. Que es igual para todos. Así arrancamos. Esa fue la lógica inicial. Todavía no superamos eso.

Tenemos el programa de la mañana, el servicio informativo y después los turnos de operación: mañana, tarde, noche y los fines de semana.

Ahora lo podemos llamar “salario”, que nos conformamos como cooperativa. Si bien no llega a ser un salario mínimo. Somos cooperativa y estamos todos con esta figura legal, con monotributo.

Con obra social, aportes, todo lo que eso trae. La idea es un poco revindicar nuestros derechos laborales. Estamos en esa búsqueda. Como no tenemos patrón, no tenemos quien nos precariza. Pero también en esa búsqueda del derecho laboral, también pensamos en la figura de cooperativa, en base a eso. Vamos en esa búsqueda.

Faltaba una asignación más, que la decidimos en función del crecimiento de la radio y cuando estuvieron las condiciones, que es la persona de “autogestión”. Que está mucho tiempo poniendo mucha cabeza. Ahora percibe una asignación.

Con el crecimiento nos dimos cuenta que alguien tiene que hacer los papeles, que son muy complicados. Y eso sirve para seguir creciendo.

¿Hacen planificación económica, balance, presupuesto?

Esta persona… aparte de comunicador es estudiante de administración entonces le sale más fácil eso. Siempre hubo planillas pero ahora hacemos más “ de contador”. Antes era lo básico, con un cuaderno, con un Excel. Ahora hacemos proyecciones. Si bien hay una persona, un compañero que cobra para hacer esta tarea, “Autogestión” es un área, que también incluye más compañeros que desarrollamos tareas para buscar recursos.

¿Cómo es la planificación? ¿La hace este equipo? ¿Piensan gastos y ven cómo cubrirlos? ¿Planifican ingresos?

Este año, que fue el primer año que la hicimos seriamente la proyección, en una de las primeras asambleas del año, esta persona presentó el informe. Estábamos “abajo” por tanta plata. Íbamos a cobrar los FOMECA que no se cobraron, y de ahí salieron líneas de acción, para cubrir déficit, etc. Y proyectamos lo del estudio B y algunas cosas más.

Proyectar gastar dinero es muy difícil, más allá de los proyectos que hagamos que ya están sustentados. Antes de proponer algo que vamos a gastar, hay que tener la idea de dónde va a salir.

Y ante un FOMECA que se cae, ¿tienen un fondo de reserva? ¿Plata para emergencias?

Teníamos. Teníamos un colchón pero este año lo gastamos. Siempre, por un lado, es ir a los tumbos, siempre al día. Aún así planificamos un montón y salimos adelante. Una vez se nos cayó la torre de la antena, y fue muy caro. Hicimos un par de fiestas y con eso lo financiamos. Siempre con colaboración de organizaciones. Cuando pasa algo así, lo resolvemos de esa forma.

Terminamos igualmente creciendo año tras año, por más que nos quejemos. La radio crece un poco cada año.

¿Lo económico fue un obstáculo siempre?

Sí, pero lo resolvemos. Al ser una radio que sale por aire, cualquier equipo que se rompe sale muy caro arreglarlo y en dólares. Cualquier cosa es un trastorno. Pero como siempre nos pasó, de alguna forma lo resolvemos.

¿Miden audiencias? ¿Qué tipo de contacto tienen con los oyentes?

Nosotros tenemos la medición de Internet. Después sabemos el área de cobertura de la radio pero la audiencia por aire, no la tenemos medida. No sé si eso es lo que nos hace que cueste salir a venderle a los comerciantes. Pero también el objetivo de la radio no es tener la mayor audiencia de la ciudad. Estaría buenísimo pero el objetivo es otro: a la audiencia a la que llegamos, sea uno o un millón, queremos que el programa sea igual. El objetivo es hacer comunicación.

Y audiencia también es: si nosotros todos los días llamamos a la gente que está en la calle (movilizada), vamos a historias que no están en otros lados, después nos llaman a nosotros. Generar hechos comunicativos es uno de los objetivos, más que tener audiencia. La medición la hace IBOPE… y a nosotros no nos miden.

Está la importancia de los vínculos. Hay un par de hechos puntuales que rescato: una vuelta vino una oyente del barrio con una docena de medialunas y un kilo de dulce de leche… es una pavada pero nosotros algo le generamos.

Otro hecho: un taxista, que vivía en Wilde, trabajaba en Capital y escucha la radio, y escucha La Tribu, dependiendo de dónde anda. Se comunicó con nosotros y se puso a disposición para llevar y traer gente. Entonces el otro día fue a buscar a Nora Cortiñas a Haedo y la trajo. Eso es una forma, es un vínculo valioso. A partir de la escucha, se generó un vínculo. A partir de proponer, se generó un vínculo con alguien que nunca nos habíamos cruzado. Eso da un indicio de que alguien nos escucha.

Nos pasó también con una vecina del barrio, que cocinaba. Le empezamos a comprar comida. Hoy nos sigue escuchando, también una amiga suya, que se fue a España y nos sigue escuchando desde allá. No tenemos números, pero tenemos esas historias.

Experiencias tipo Club de Oyentes, ¿las pensaron?

Lo intentamos hace un par de años pero… ¡Hasta el logo teníamos! El problema que encontramos es el método de cobranza. Por ejemplo: Radio Cualquiera de Entre Ríos, sale en bicicleta y lo cobra (N. del E.: se refiere a una radio comunitaria que cobraba una cuota a sus oyentes y a cambio les daba libros, discos, entradas a espectáculos. La emisora hoy ha sido reconvertida en Radio La Cultural). Nosotros tenemos complicaciones. Es una gran idea que nos cuesta implementar.

¿Y cómo lo habían pensado?

Habíamos pensado descuentos, convenios con lugares y también materiales. Acá en la radio hay discos, revistas, entradas, material cultural para hacerlo circular con la audiencia. Además del problema de la cobranza, ¡es un laburo sostener un club de oyentes!

¿Se desinfló solo? ¿Lo anularon?

Quedó como proyecto en el freezer.

¿Venden objetos de la radio? ¿Merchandising? ¿Tienen algo como una librería?

Tuvimos hace algunos años remeras de la radio, llaveros, bolsas… Este año lo que hicimos fue “traé tu remera” y la estampamos en las fiestas y eventos. En otro momento teníamos remeras de La Garganta Poderosa, venía la gente a comprar las remeras.

¿Eso les dejaba un ingreso?

No, era de onda, por el vínculo.

Respecto del mercado publicitario, ¿consideran que es difícil porque no tienen estudios de audiencias? ¿O es un poco por los comerciantes que no están acostumbrados a vender radio, que no ven que no pueden pautar en radios comerciales?

Para mi es un prejuicio en parte, que los comerciantes nos van a ningunear. También pasa que venimos a hacer comunicación sin fines de lucro, y tener que salir a vender es una contradicción, que para muchas personas está resuelta y para otras no. Se planteó en algún momento “¿tenemos que pasar publicidad?”. Para mí no hay que pasar, pero es una necesidad. ¡Igual ocurre que no pasamos! Lo hacemos por necesidad pero no lo estamos haciendo.

Y también está el tema de la audiencia. Personalmente creo que el objetivo, más allá de la audiencia, es crecer todos los años. La radio tiene que crecer; el resto se va a dar solo. Como viene creciendo la radio, quizás en treinta años vienen los comerciantes a golpearnos la puerta. Hay que seguir creciendo: y crecimos sin publicidad

¿Tienen alguna limitación? ¿Quién podría anunciar? ¿Cómo ven su relación con el mercado? ¿Se sienten adentro? ¿Piensan en un mercado alternativo?

Nosotros tenemos canjes con una cooperativa, Caracoles y Hormigas: nos traen yerba y pasamos la publicidad todo el tiempo. Pero en ese sentido, la discusión siempre está abierta. Si viene Monsanto y te pone un palo, ¿a cambio de qué? ¿Solo publicidad? Es raro. No pasaría nunca. Si pasara, es lo mismo para cualquiera: “vos poné la plata, yo paso la publicidad” pero no podés bajar línea. Y eso ni con Monsanto ni con nadie. Nosotros tenemos pauta de Ciudad y si nos escucharan…

Nos pasó con el Banco Provincia. Teníamos la pauta y surgió un quilombo con los trabajadores del banco. Les hicimos la nota y estaba el post de la entrevista al lado de la pauta en la página… y no pasó nada.

Nos parece que hay un poco de mito en eso de que pueda influir un anunciante. Como que es más una excusa para no meterse que otra cosa, por cuestiones que son contradictorias para las radios. ¿Cómo ven eso? ¿Hay discusión interna? ¿Les parece que hay algo de mito o de miedo?

Nosotros tenemos nuestra experiencia. Y nunca nos vinieron a decir nada. Con la Ciudad, siempre cubrimos los conflictos que hay. Yo no sé si nos escuchan y no les jode, pero acá la idea es “el que quiera poner plata que la ponga, nosotros hacemos radio”. Si algún día nos pasa, veremos. Pero no creo.

Respecto de financiamiento no estatal, ¿hicieron algún proyecto de cooperación internacional? ¿O financiamiento privado? ¿Un crédito bancario?

No, créditos nunca se nos ocurrió. Financiamiento internacional nunca salimos a buscar. Existe, pero no llegamos ahí. Sí en un momento tuvimos proyecto de la Universidad de Buenos Aires, de extensión universitaria. Eso hicimos. Era como lo que va a financiar ahora Puntos de Cultura: talleres de formación. Con la Defensoría del Público también tuvimos talleres. Hicimos trabajos específicos para ellos, además.

Como criterio entonces, si está la oportunidad, se meten y lo aprovechan… Además, ¿discuten caso por caso?

Este año estamos más organizados con eso. Pero básicamente lo que son proyectos de financiamiento, no nos oponemos porque es algo que venimos haciendo. Vemos quién se hace cargo y avanzamos.

¿Y en los ingresos de la radio? ¿Cómo pesa por ejemplo el tema de los programas independientes? ¿Alguna forma de ingreso tiene un peso mayor que el resto?

Los programas… Eso es más de la mitad del ingreso. Pero no es una sola fuente: cada programa es una fuente. Siempre se cae un programa y viene otro. Todos los años cambian algunos programas. En un momento se cayó una tira diaria, que era un ingreso importante. Pero siempre aparece uno nuevo. No tenemos una política agresiva de buscar programas, pero siempre llegan. A veces habría que dedicarle más tiempo a salir a buscar… pero nos concentramos en estar acá haciendo radio.

¿Qué opinan respecto de una ley de publicidad oficial? ¿La verían bien? ¿Necesaria?

Es un reclamo del sector. Estamos de acuerdo. Tiene que haber. Porque hay publicidad oficial y no está regulada. Ahora salió una inscripción para proveedores. Y uno de los proyectos es estar ahí para tener pauta oficial nacional.

¿Otras cosas creativas para obtener fondos? ¿Ideas que les funcionaron?

Con poca difusión, hicimos dos ferias, nos dio plata y sobró ropa que la terminamos regalando. En comparación: dos ferias americanas es como una fiesta y cuarto… algo así. Está bueno, porque también es una forma de vincularse con el barrio.

Hicimos una maratón, que no tuvo ingresos pero la vimos como inversión: es una actividad que te vincula.

Y cuando tienen un ingreso mayor, extraordinario, ¿tienen previsto que se vuelque a las personas?¿Va a un fondo? ¿A tapar algún bache estructural?

Cuando pasa, que no se da muy seguido o nunca pasó concretamente… Los últimos aumentos de presupuesto, fueron a los salarios que siguen siendo bajos. Yo por ejemplo, estoy de los dos lados del mostrador: para mí no hay que aumentar porque estamos en rojo. Y a veces me siento mal, porque me siento más del lado del patrón de mí mismo diciendo “no podés aumentar, la radio quiebra y no cobrás más”. Nunca pasó eso igualmente, siempre se aumenta un porcentaje. Hace poco se aumentó bastante aunque sigue siendo poco.

Hay cosas que no podemos prever que es que se rompa algo. Eso determina muchas cosas: se rompe el transmisor y es la prioridad. Tenemos que sostener el aire como sea. Lo mismo si se rompe la consola.

Este año se traspapeló un trámite de AFIP y eso fueron… ¡30 mil pesos! ¡Es un papel! Por no pagar en fecha, se acumuló. 30 mil pesos para la AFIP: ese sí fue un imprevisto.

El MTL propiamente, ¿los ayuda económicamente ante una emergencia? ¿O ya son más independientes?

Sí, hace mucho no contamos con eso. No porque no es un vínculo donde pueda pasar, si no porque tratamos de resolverlo nosotros mismos. Cuando se cayó la antena hicimos una fiesta, nos prestaron una sede de la CTA, que fue prestada por vínculo. No nos dieron plata pero nos prestaron un lugar. Por ese lado, sí.

Radio Sur

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.