Radios libres y hackers comunitarios

Las radios comunitarias trabajan bajo una serie de principios homologables a los de la ética hacker.

Las radios comunitarias trabajan bajo una serie de principios homologables a los de la ética hacker encarnada en el movimiento de software libre y de activistas por una Internet libre. Al compartir paradigma de trabajo, las reivindicaciones de cada uno de estos espacios debería tender a la confluencia. No en su naturaleza o espacios de acción sino en sus fundamentos sustanciales.

Por un lado, si bien las luchas por un reconocimiento legal que respalde a la comunicación comunitaria todavía no se han agotado, hoy las radios tienen que ampliar sus demandas por la democratización del espectro radioeléctrico, el derecho a la comunicación y el conocimiento, y el acceso a la información, al entorno de Internet. Y, por el otro, los movimientos de software libre y de activismo por Internet libre tienen que apoyar y defender a las radios comunitarias porque, en definitiva, son actores fundamentales de una comunicación mediática libre.

Surgimiento de radios comunitarias como respuesta a un modelo restrictivo
A partir de fines de los cuarenta surgieron en América Latina una serie de experiencias de comunicación que planteaban un modelo de intercambio distinto: no mediado por el dinero, y comunitario, sin profesionalización institucional.

Empezaron en un contexto donde los sistemas de medios de los países estaban consolidándose en modelos mixtos, con actores públicos y privados, aunque mayoritariamente privados, pero que no contemplaban la organización de base.
Eligieron la radio porque era barata de producir, no era necesario saber leer y escribir para disfrutarla, llegaba lejos y no había que pagar un canon por recibirla. Además, los transmisores caseros eran de construcción relativamente sencilla y la gente podría escuchar la radio mientras trabajaba, aún si era en el campo, con un aparato a pilas. Las ventajas del medio eran insuperables.

Pero, sobre todo, porque si bien el espectro es finito, es lo mismo si escucha una persona o escuchan mil al mismo tiempo. La radio no es un bien rivalizante. Todos podemos escuchar la misma señal a la vez sin perjuicio de que haya otro oyente simultáneo. Este no es un detalle menor.

Las radios comunitarias y la ética hacker

El movimiento de radios comunitarias no es el único que trabaja impulsando estos principios. Aunque de distinta naturaleza, el movimiento hacker, por ejemplo, también tiene los mismos fundamentos. Estos se sintetizan en lo que Pierre Levy llamó la “etica hacker.”

Esta ética hacker es una corriente de pensamiento basada en el trabajo colaborativo entre pares, el acceso a la información, la libertad y la meritocracia. Tal como explica Pekka Himanen en La ética hacker y el espíritu de la era de la información ““(…) la ética del trabajo para el hacker se funda en el valor de la creatividad y consiste en combinar la pasión con la libertad“”.

Si hacemos una esquemática comparación entre los principios o características de la ética hacker y los de la radio comunitaria podemos encontrar puntos en común: la comunicación y el conocimiento son un bien de la humanidad y como tales deben circular libremente para generar nuevo conocimiento —ver “teoría del “Paréntesis de Gutbenberg(http://goo.gl/b8RwiW)”:http://goo.gl/b8RwiW-; la apuesta por el trabajo colectivo; la pasión por el trabajo mismo y no el dinero como motor.

Unión de las reivindicaciones: comunicación e Internet libres

Trabajando bajo los mismos principios, ambos movimientos se encuentran, por lo tanto, con obstáculos muy similares: Estados y empresas que quieren tener el control de la información y sus canales de distribución.

Las reivindicaciones en este punto se unen también. Y, si bien con esta apertura de temas se corre el riesgo de debilitar los reclamos de cada uno de los ámbitos, la idea es entender que ambos movimientos están luchando por los mismos objetivos. Obviamente hay particularidades de cada medio a los que no corresponde un traslado conceptual directo. Pero sí podemos hacer un ejercicio en términos teóricos.

Principio Medios comunitarios Movimiento por una Internet libre (Software Libre, hackers, ciberactivistas, etc)
No privilegiar a ningún actor por sobre otro. Reserva del espectro para radios comunitarias y licitaciones transparentes. Neutralidad de la red.
Reconocer el trabajo colectivo y el conocimiento como patrimonio de la humanidad . Oralidad y tradición. Las 4 libertades del Software Libre. Uso de licencias libres.
Libertad de expresión Libertad de expresión, no ser perseguidos ni censurados. Micrófono disponible. Libertad de expresión, no ser perseguidos ni censurados.
Acceso a la información y transparencia. Acceso a la información pública para ejercer periodismo de intermediación. Open Data y periodismo de datos.
Derecho a la comunicación. Radios comunitarias están muchas veces en comunidades donde no llegan otros medios y son los garantes del derecho a la comunicación de sus comunidades. Acceso a conexión de calidad.
Desconcentración del sistema de medios. Lucha contra los monopolios mediáticos Impulso de infraestructura propia (datacenters autónomos, etc.)
Partipación política La radio comunitaria como arena de discusión de asuntos públicos. Uso de Internet para ampliar la esfera pública.

Criminalización de los que luchan por la libertad

Aún hoy el movimiento de radios comunitarias continua con las mismas reivindicaciones que impulsan desde los años ochenta con el objetivo de no ser perseguidas, y tener las garantías para seguir trabajando por una comunicación horizontal, transparente, que desafía a la comunicación del poder económico y político.

Esta persecución ha aumentado, sobre todo en contextos de lucha contra proyectos extractivos, hidroeléctricos y de uso de organismos genéticamente modificados o de monocultivo salvaje. Basta ver los casos de Guatemala para tener un claro ejemplo de cómo las radios comunitarias son permanentemente perseguidas y criminalizadas.

La lucha por un reconocimiento legal que les de garantías para el ejercicio de la comunicación comunitaria sigue estando al frente de las prioridades de las radios sociales de América Latina. Pero esto no significa que no pueda ir incorporando nuevas prácticas tendientes al uso de tecnologías y licencias libres.

Pero también el movimiento hacker es víctima de persecución y criminalización. Basta ver cómo el concepto “hacker” se asocia comúnmente con el de criminal informático —“como en el caso de la última edición del Diccionario de la Lengua Española de la RAE. Y no sólo eso, sino que todas las políticas de Estado en contra de la piratería los tienen en la mira.

Para las radios comunitarias: nuevas reivindicaciones, los mismos derechos

Las posibilidades técnicas para las radios se han ampliado con la llegada de Internet. Se pueden hacer podcasts, hacer streaming, diversificar las fuentes, grabar y difundir los contenidos, entre otra amplia gama de herramientas gratuitas que facilitan el trabajo comunicacional.

Eso implica que las radios habitan Internet convirtiéndola en un nuevo entorno de significación donde hay que pelear por nuevas reivindicaciones aunque los derechos sean los mismos que vienen defendiendo desde su origen: impulsar el uso software y el hardware libre es la misma lucha que la de tener la libertad de fabricar los propios transmisores; impulsar el uso licencias libres, como forma de garantizar que las historias se sigan contando de boca en boca, de libro en libro, de podcast en podcast; la lucha por una Internet libre y abierta, porque es el “nuevo espectro ” en el que podamos cada uno compartir información y comunicarnos.

Para el movimiento de Internet libre: los mismos derechos, viejas reivindicaciones

Por su propia naturaleza, el movimiento de radios comunitarias y comunicación popular en América Latina precede al movimiento hacker. Es por eso que los reclamos por una comunicación democrática y plural son anteriores, evidentemente, al de la Internet libre. Pero el núcleo de derechos que defienden, es el mismo. Por eso, el movimiento de hackers debe abogar por procesos de democratización del espectro radiofónico y pedir por el reconocimiento de las radios comunitarias.

Pero no solo eso. Es necesario que acompañe a las radios comunitarias en la transición hacia el software libre y el uso de licencias libres para sus producciones. Incluso, puede apoyar la comunicación comunitaria y popular desarrollando software específico para radios comunitarias, como el caso de la distribuciónGNU/Etertics o Shamatari.

En próximas ediciones ahondaremos más en la relación entre estos dos grandes movimientos que, aunque distantes, tienen mucho más en común de lo que muchos de sus integrantes han sabido ver.

Radios libres y hackers comunitarios

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.