¿Tiene que ser todo transmedia?

Desmitificar la producción en la era multiplataforma

Ya parece demasiado seguir repitiendo que la radio ha cambiado “gracias” o debido a la Internet. Que las plataformas hoy son infinitas, y que hay que moverse a un ritmo galopante que puede ser abrumador.

Está de más dejarnos enredar por meras complicaciones teóricas; finalmente la radio es lo que queremos que sea desde tiempos inmemoriales. Y a eso he venido, a ayudarles a descubrir qué hay ahí afuera para obtener la radio que ustedes sueñan.

Si me preguntan, la era de Internet ha traído consigo “un poco demasiado”, pero somos finalmente nosotros y nosotras los que activamos cada canal, los que le damos un fin y motor a cada espacio del que queremos apropiarnos.

Y es que los oyentes ya no existen. La explosión de la multiplataforma y las ya no tan “nuevas” tecnologías, no solo nos ha multiplicado la oferta de contenido a nuestra disposición, convirtiéndonos casi en dictadores de lo que buscamos; sino que nos ha abierto la puerta grande a generar directamente aquello que queremos y no encontramos.

Esto no solo rompe reglas y esquemas institucionalizados por años dentro de lo que concebimos como radio, sino que nos exige que en medio de esta marea alta tomemos con fuerza un inigualable salvavidas: la experimentación sonora.

Mientras les cuento todo esto, miles de personas suben un podcast en una de las tantas plataformas y espacios hoy disponibles, pero también hay quienes siguen prendiendo sus radios en lugares de un extremo a otro de nuestros países. Y es en esa convivencia de consumos que el formato se rompe, muta o, incluso, vuelve a nacer.

Por lo tanto, hoy, facilitarle a quien nos escucha un rol accionador es imperativo. Esto, además, se ha convertido en una hermosa oportunidad para trabajar con radio, donde la verdadera participación nació hace ya tantos años.

Entre Youtube, Instagram, Facebook, Soundcloud, Ivoox, etc., nos están mandando estímulos tan constantes como intrascendentes. Y esta lucha desesperada por la atención ha generado prácticas digitales como el clickbait, un fenómeno que prioriza las reacciones a impactos publicitarios, sobre el consumo productivo del contenido. Y este es solo uno de los tantos ejemplos.

Si bien con este curso no estamos buscando venderle el alma a nadie, sí es importante que logremos saber cómo y dónde se encuentra la gente que disfrutaría nuestro contenido si lo conociera, para evitar caer en el disfuerzo que hoy abunda. Finalmente, somos radios con objetivos sociales, y si bien queremos acercarnos más a nuestro público, sabemos mejor que nadie que tenemos mucho para dar.

Aún así, me gusta pensar que estamos llegando ya a la etapa donde la curaduría mental empieza, momento perfecto para repensar: ¿qué busco realmente decir con mi producto radiofónico?, ¿a qué suena mi radio?, ¿suena igual desde espacios digitales?, ¿cuánto necesito realmente de las “nuevas” plataformas?, y sobre todo: ¿cómo puedo utilizarlas sin morir en el intento?

Recordemos que transmedia abarca tantas cosas que rompe la burbuja digital. Hablamos de cómics, juegos de mesa, listas de reproducción, activaciones en la calle, boletines, etc.; elementos que, como las redes sociales, no son todos indispensables y, por supuesto, pueden ser activados según sea el caso.

Además, el exceso de estos estímulos inducidos pueden ser letales para nuestro objetivo de comunicación, que será el protagonista de nuestras clases. Pues lo importante de nuestro producto radiofónico es entender cuál es el la razón de ser que abraza cada una de las piezas que creamos, para sobre ello trabajar micro y macro objetivos de comunicación en cada espacio de difusión o consumo del prosumidor (¡vaya palabra!).

Con eso ya está la mitad del camino recorrido, y empieza la genial aventura de conocer quién estará esperando el contenido cada día, cada semana o cada mes, cómo debemos hablarle y qué espera de nosotros y nosotras. Qué géneros queremos explorar según cada caso, cada experiencia, cada predisposición de escucha.

Cuando una ficción sonora lúdica se encuentra con la imagen viñetada sin texto, nace por ejemplo, el radio cómic transmedia. Cuando una historia personal se nutre del sentimiento comunitario sobre la misma experiencia por medio de participación en redes sociales, hemos creado un testimonio sonoro colaborativo. Cuando un acontecimiento de interés general sucede en distintas partes del mundo, tenemos un cartografía online de paisajes sonoros. Y ni qué decir de las maravillas que se pueden hacer con un documental.

Contrario a lo que se cree, el origen de las narrativas transmedia tiene más que ver con los cómics y videojuegos que con el periodismo, pero es justamente allí donde nace la oportunidad de usarlas para jugar y, mejor aún, jugar entre quienes somos parte de la comunidad con un fin claro y positivo.

Y es que no hay mejor producto para esta era que el comunitario. No hay mejor gatillo de involucramiento que el compromiso y la empatía que cada uno de ustedes construyó y sigue construyendo cada semana en sus diversos espacios, en un mundo donde estamos abrumados por tantos estímulos intrascendentes pero desesperados por encontrar algo que realmente nos mueva.

El resto, amigos y amigas, será pan comido para ustedes.

A partir de ahora estamos juntos en esta travesía para descubrir cómo utilizar cada plataforma de nuestra estrategia transmedia. Según lo que busquemos, pensémoslo como un viaje con distintas paradas turísticas donde irán eligiendo los principales atractivos según el fin con el que se inscribieron en este tour.

Bienvenidos y bienvenidas, y manos a la obra.

¿Qué es?

Transmedia parece ser uno de esos conceptos que “cubren todo”.

Sin embargo, la definición es clara. Es la combinación del relato expandido en muchas plataformas y la participación de los fans o los prosumidores, como explica Carlos Scolari.

Tiene como gran diferencia con el término “crossmedia” en que en transmedia cada contenido colocado en cada medio debe aportar valor a la historia, a pesar de no ser necesario consumirlos todos para poder entender la historia o el mensaje.

El mundo al cual nos adentraremos tiene muchas aristas emocionantes y divertidas, y está siendo investigado desde hace varios años pero cada vez más. Es así como nacen conceptos como la “alfabetización transmedia”, respondiendo a grandes preguntas como qué están haciendo los jóvenes con los medios y dónde aprendieron a hacerlo; y prácticas relevantes y referentes, como la combinación del documental y las tecnologías en el Proyecto Quipu, para contar, de manera más completa y buscando generar empatía, las esterilizaciones forzadas llevadas a cabo en Perú durante el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000). E incluso productos ligados directamente a la experimentación transmedia con foco en la radio, como es el caso de Etsa Nantu, una ficción radial de 24 capítulos, abordando temas como la identidad y las implicancias de vivir en una nación multilingüe e intercultural. Proyecto que se hace llamar así mismo radio película.

¿Para qué servirá?

Para poder llegar a más gente y de una manera más adecuada con cada medio.

El enfoque transmedia permite utilizar cada canal o medio de manera que aporte a los objetivos de nuestro producto radial, rompiendo con la premisa de que el trabajo está hecho cuando el mismo contenido es subido a distintos medios/plataformas.

Elementos

  • Narrativa

Contamos y escuchamos historias todo el tiempo, desde que salimos de casa hasta que nos acostamos a dormir. La magia de la narrativa transmedia está en encontrar el núcleo de cada extracto de nuestra historia con miras a saber dónde encajarlo según el medio donde irá albergado. Ficción o documental, los géneros son todos bienvenidos.

El periodismo se apoyará de datos documentados, podemos nutrir nuestro discurso radiofónico con imágenes o videos para extender la información a ser consumida en el momento idóneo elegido por la audiencia.

  • Experiencia

Una vez que la historia existe, tendremos que preguntarnos continuamente qué recursos estamos utilizando para que trascienda en el momento de escucha/lectura/visualización de nuestro usuario prosumidor y, sobre todo, siga haciéndolo luego de ese momento: los hice pensar en algo, pero también quiero que reflexionen y que compartan sus pareceres. Tal vez, por ejemplo, necesito un juego para llegar a los jóvenes o adultos de manera en que la densidad de algún mensaje que necesite profundización, se haga digerible.

  • Audiencias

La construcción de nuestro producto transmedia, lleva como columna vertebral la definición de nuestro público, conocer a quién o quiénes queremos llegar con nuestro mensaje es el paso clave para la aplicación de los demás elementos. Entender además, qué esperan, qué aman y qué odian al momento de consumir un contenido. No es lo mismo prender la radio para escuchar un programa, que escucharlo en el momento que deseemos con las pausas que nuestro ritmo diario amerite. Aquí por ejemplo el modo de generar participación será más atemporal pero tal vez también más nutritivo.

  • Medios / Plataformas

Tendremos a la radio como núcleo de nuestro producto transmedia, y por ello será retador entender cómo muta a otras plataformas de acuerdo a los pequeños y grandes aportes que cada una de ellas buscará darle a nuestro primer relato construido radialmente. Por ejemplo, dónde están los jóvenes de nuestra comunidad, usan únicamente redes sociales o tienen puntos de encuentro físicos que podemos intervenir con actividades relacionadas que decanten en un pequeño blog colaborativo para revisar la evolución de nuestro producto.

Para pensar

¿Conozco cuál es mi público?

¿El objetivo social de mis mensajes se comunica igual a todos los segmentos de público que mi radio abarca? ¿Debería ser así?

¿Soy consciente de los espacios hoy disponibles para cada tipo de experiencia que quiero que se lleve mi audiencia?

¿Si no tengo mucho acceso a Internet en mi comunidad, aún así puedo hacer un producto transmedia? (¡claro que sí!)

Materiales de interés

Conoce en qué consiste Transalfabetismos: Competencias Transmedia y Kit del Profesor, Proyecto Transmedia Literacy enfocado a profesores pero también aplicable a líderes de medios comunitarios.

Artículo “Lo aprendí en un tutorial”, sobre el aprendizaje de las nuevas narrativas digitales, Carlos Scolari

Video “Ha muerto el Transmedia”, Alejandro Piscitelli

Libro “NARRATIVAS TRANSMEDIA Cuando todos los medios cuentan”, capítulo uno, Carlos Scolari.

Manual para experiencias transmedia sociales, por Conexión

¿Tiene que ser todo transmedia?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.