Stickers sonoros: el sonido en los intercambios cotidianos

Una propuesta para las plataformas de mensajes virtuales

Hace un tiempo que en Argentina lxs usuarixs de la plataforma de mensajería instantánea WhatsApp reclamaban la aparición de un emoji con forma de mate. Pasaron las actualizaciones de software y siempre teníamos la misma desazón luego de mirar la plantilla de emoticones: mejoraba la calidad, la definición y hasta aparecían nuevos (algunos inentendibles), pero nunca estábamos satisfechos… queríamos ver ese significante virtual que refiere a una parte del acervo cultural del Rio de la Plata.

Hasta que un día… se abrieron las puertas…

Desde el año 2018 WhatsApp le permite a sus usuarios crear stickers a gusto y piaccere para compartir con sus contactos. No sabemos (ni creemos) que haya sido una actualización en respuesta a las demandas de algunos pequeños países ubicados en el cono sur, pero nuestra idiosincrasia nos invita a creer así fue… WhatsApp Inc. escuchó y obedeció. Pero no solo escuchó y obedeció, sino que permitió que cada usuario/a fabrique sus propios stickers: con fotos propias de amigxs o familiares, con fotos de famosxs, políticxs, deportistas y mates de todos los tamaños y colores. El universo de posibilidades es infinito.

¿Que nos permite hacer el sticker? A grandes rasgos, nos permite darle un toque de realismo al interaccionismo simbólico en las plataformas virtuales. Ante una situación determinada, podemos utilizar nuestras armas visuales para responder, muchas veces, con mas precisión que con palabras. Los stickers transmiten emociones y nos invitan al plano de la abstracción a partir del uso de personajes o cosas que, la mayoría de las veces, nada tienen que ver con el contexto… pero sí.

Ahora, como bien señalamos anteriormente, no estamos satisfechos. ¿Podemos pensar en stickers sonoros? Leer el concepto de sticker sonoro automáticamente nos hace pensar en ello, así que no nos queda otra alternativa que darle vueltas, crearlos y usarlos. Creemos que hay situaciones en donde la sonoridad de una frase o una palabra pueden ser mas efectivos que un sticker visual. Retomando lo dicho anteriormente, nos encontramos con la posibilidad de sumarle realismo y abstracción a una conversación, pero ahora en el plano de la oralidad y de la palabra con todo lo que eso implica. Sabemos que la voz, a diferencia de la palabra escrita (sobre todo si esta palabra escrita es digital en donde se pierde el trazo propio de la persona), encarna al/la hablante a la distancia, en tanto la voz es la persona materializada. Basta con ver el contraste entre un mensaje de voz por un lado, y las mismas palabras escritas por el otro: El efecto en recepción nunca va a ser el mismo. Hasta aquí, la parte del realismo. Ahora, ¿Que pasa si a una conversación cotidiana, el/la que contesta no es unx, por medio de un mensaje, sino que es la voz de otra persona cuyas palabras, casualmente, encajan a la perfección con el contexto en el que se desarrolla la conversación? En esta pregunta, la contradicción vive: la palabra hablada que trae la sensación de cercanía, pero de alguien que quizás no sabemos quien es, o si sabemos, no tiene sentido que participe en esa conversación, pero que sus palabras son atinadas.

Se podrá decir que es difícil hacerlos. Pero cualquier editor básico de audio nos permite recortar frases o palabras de audios y guardarlos en formato MP3 para que puedan ser reenviados por WhatsApp. Recomendamos el uso de Audacity por ser sencillo y por ser software libre. Por último, nos queda seguir quejándonos con la empresa WhatsApp Inc., pero esta vez para que habilite una plantilla en donde se pueda acceder fácilmente a todos los stickers sonoros, en lugar de andar reenviándolos de conversación en conversación.

Bienvenidos stickers sonoros.

Algunos ejemplos:

 

 

 

 

 

 

Stickers sonoros: el sonido en los intercambios cotidianos

También te puede interesar...

Un pensamiento.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.